Artículo: Deco para principiantes

/blog/Asesoria
2017-05-26

Al libro que leías le ha salido moho y, en cambio, tu tablet echa humo. Desde que has encontrado piso, que te has convertido en "user Premium". Genial. Inspirarte para saber cómo te gustaría decorar tu casa antes de ir de tiendas, pero siempre que tengas los pies en el suelo. Si sacas la vista de la pantallita y ves que te has montado un castillo en el aire... habrá que volver a la tierra. Contaremos del 3 al 1, regresarás a tu dormitorio y empezaremos a planear la decoración perfecta (y realista). ¿Vamos allá? 3, 2, 1... ¡despierta!

¿Con qué cuentas?

Tienes buen gusto. Lo corroboran todos tus pines. Pero ahí está Mr. Presupuesto para arreglarte el día y decidir por ti qué se queda y qué se va de tu lista de la compra, tendrás que elegir, para no equivocarte, sigue esta norma: "Invierte en las piezas NO provisionales". ¿Cuáles son? Un buen sofá, una buena cama y una mesa y unas sillas cómodas de verdad.

El sofá de los suspiros

No hablamos de un sofá que te provoque un ¡Oh! sino un !Ohhhhh! Y eso no lo consigue un sofá bonito (que también) sino un sofá cómodo. Así que no te guíe la vista en su compra sino ese lugar donde la espalda pierde su casto nombre. Y muy importante: no tengas prisa. Pruébalo bien. Sentado, con los pies elevados, estirado... Un sofá debe ser confortable lo uses como lo uses. Aquí te ayudamos a elegir el sofá perfecto para tu casa y para ti.

La cama de tus sueños

No escatimes en gastos. Un buen somier, un buen colchón y un buen almohadón. Son el trío ganador.

El cabecero lo puedes cambiar tantas veces como quieras, pero un buen equipo de descanso cuesta dinero y tiene que durarte los próximos 10 años como el primer día.

Vas a recibir muuuuuuchas visitas

Fijo. Tanto si vas a vivir solo, como si vas a estar en pareja. Prepárate para recibirlos. No nos referimos a que consigas una vajilla espectacular o una cristalería perfecta para brindar, sino a que adquieras una mesa y unas sillas confortables.

Para tu día a día deben serlo, claro, pero también para largas sobremesas. Evita que con el último sorbo de café se multipliquen los "Bueno, pues yo me voy a ir yendo...", mientras intentan no perder las lumbares al levantarse.

Los indispensables low cost

·  Cortinas. Unas ventanas sin cortinas son... definitivamente tristes. No gastes mucho dinero en ellas, porque hechas a medida son caras y, si te trasladas de aquí a un tiempo, no te servirán para tu próxima casa.

·  Lámparas. ¡Ninguna bombilla desnuda! A no ser que hablamos de una Edison comme il faut.

·  Complementos. Las fundas de los cojines, los plaids, las láminas... No hace falta que te gastes mucho dinero para conseguir el look que te gusta. Además, es mejor que sean piezas económicas. Así no te costará cambiarlas a medida que cambies de gusto.

Aprovecha el rollo "RE"

Se lleva todo lo recuperado, las piezas recicladas, restauradas... Saca partido a esta tendencia también low cost, pídele a tu abuela que te deje rebuscar en sus cosas, mira esa pieza que tu madre iba a tirar y dale nueva vida... Te dará personalidad y calidez. Pero ¡ojo! una cosa es una pieza con historia y otra, una pieza hecha polvo. Restáurala si conviene.

El mítico "sabor de hogar"

¿Por qué en tu cocina oyes el silbido del viento y en la de tu madre oyes el de la olla exprés aunque no esté cocinando? Es cuestión de darle vida. ¿Algunos truquillos? Ahí van. Y son muy sencillos.

 

·  Un frutero. Llénalo de frutas de la temporada distintas. Dará color y de paso, te ayudará a comer mejor.

·  Tarros a la vista. Tres o cuatro, iguales y transparentes, con lo que más uses: pasta, arroz, harina...

·  Utensilios de madera. Dan calidez por sí solos y a mano, resultan muy prácticos.

·  Jardín aromático. Tres macetas pequeñas en la ventana o en una balda, darán vida y perfumarán tu cocina.

 

Practica el OMMMMM...

No corras a llenar tu casa con cualquier cosa. No dejes que te ataque el horror vacui. Es mejor dejar una pared libre durante un mes porque no das con la composición de cuadros que te gusta más, que decorar con lo primero que encontraste simplemente por llenar el espacio.

 

Fuente: elmueble.com