Artículo: Prepara tu casa para el verano

/blog/Asesoria
2018-12-20

Revisa el estado de los aparatos eléctricos, especialmente del aire acondicionado, es importante que controles cómo es su estado y el mantenimiento ya que polvo u objetos extraños en los filtros y en las entradas y salidas del aire harán que se pierda eficiencia en su rendimiento. Te hagas un uso responsable del mismo, lo que te llevará a un ahorro de hasta el 30% en tus facturas. Y recuerda que la temperatura idónea es 26 ºC.

 Reserva siempre, en la medida de lo posible,  las mejores horas para llevar a cabo la ventilación de tu hogar. Lo ideal es la ventilación cruzada, de 5 a 10 minutos y la hora más recomendable es a primera y a última hora del día. Una mala ventilación puede causarte problemas de temperatura y pérdidas de energía, corrientes de aire incontroladas, humedades.

 Ventanas: Revisa el estado de tus ventanas, recuerda que son la parte más débil del edificio y uno de los elementos por los que se registran más pérdidas de energía, de ahí la necesidad de que estén bien aislados. Y si detectas que su estado no es el adecuado quizás es hora de que te plantees seriamente cambiarlas por otras más aislantes y eficientes. Nuestro consejo si lo que deseas es un buen aislamiento es que mejor que no sean correderas, a ser posible de PVC y con doble acristalamiento y factor solar.

 Persianas: La protección solar se convierte en un aliado importante para hacer frente a las altas temperaturas y la fuerte exposición solar. Pero esto que puede ser un aliado, deja de serlo cuando no le prestas la atención que se merece. Una ventana con las mejores prestaciones puede quedar reducida a una mala ventana si no va acompañada de una buena persiana y, por supuesto,  de una correcta instalación de ambos elementos.

Contraventanas, toldos, etc.: Y es que aunque las persianas son las reinas, no son el único elemento que nos ayuda a protegernos del sol: contraventanas o toldos también te ayudarán en esta ardua tarea.  Si ya los tienes, aprovecha para darles una vuelta y comprobar que están listos para utilizarse.

Suelos: Son otras de las fuentes principales en cuanto a pérdidas energéticas. Tal vez este sea tu foco de derroche. Algunas de las soluciones son por ejemplo, optar materiales como los suelos secos o los suelos sobre elevados.

Fuente: viviendasaludable.es